fbpx
Close

17 de marzo de 2021

Obtiene ex gobernador Mario Marín suspensión contra formal prisión

El ex gobernador priísta de Puebla, Mario Marín Torres, (el góber precioso), logró obtener una suspensión definitiva de un juez federal contra el auto de formal prisión que se le dictó por su presunta responsabilidad en el delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho, dentro de la causa penal 26/2018.

El ex funcionario inició un juicio de amparo en el que reclamó actos privativos de la libertad y violación a los derechos constitucionales 1,14,16,19,20, 102 Y 133.

No obstante, la medida cautelar no implica la libertad del político poblano, aunque el impartidor de justicia no hizo públicos los efectos que tendrá el recurso, pero programó la audiencia para el 18 de marzo de este año, donde resolverá si le concede o no el amparo.

El ex mandatario, quien gobernó Puebla de 2005 a 2011, fue señalado por Lydia Cacho en el libro Los demonios del Edén, como uno de los integrantes de una red de pornografía y pederastia en la que está involucrado el empresario Kamel Nacif.

El pasado 10 de febrero, el juzgado segundo de distrito de Quintan Roo dictó formal prisión a Marín Torres por el delito de tortura sin que tenga beneficio a la libertad bajo fianza. En 2019 se libró por primera vez un mandamiento judicial en su contra, el cual se canceló tras obtener un amparo, pero, con base en un ordenamiento de diciembre de 2020, la Fiscalía General de la República (FGR) logró la captura.

En la consignación del expediente contra el político priísta, se señala que Marín fue el autor intelectual y cabeza de una estructura organizada de poder, de la cual se aprovechó para favorecer a su amigo Kamel Nacif Borge, quien se sintió afectado por la publicación del libro de Cacho Los demonios del edén.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle), Nacif pidió a Mario Marín que castigara a la periodista por sus publicaciones y entrevistas.

En ese entonces, el ex gobernador utilizó a la Policía Judicial poblana para ejecutar una orden de aprehensión por difamación, y durante el traslado de Cacho a Puebla fue torturada y amenazada.

Entre el 16 y 17 de diciembre de 2005 Lydia Cacho fue detenida frente de las instalaciones del Centro Integral de Atención a la Mujer, (CIAM), en Cancún, donde fueron atendidas Edith Encalada y varias víctimas más del pederasta Jean Succar Kuri, también preso en esa ciudad.

FUENTE: LAJORNADA.COM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *