fbpx
Close

11 de marzo de 2021

Padecen calvario por clases en línea

Andrea Martínez tiene una nueva preocupación económica para que su hija Ángeles, estudiante de tercero de primaria en Ecatepec, mantenga sus calificaciones de 9 y 10.

A lo largo de la pandemia, Andrea había acordado con maestros de la primaria Plan de Ayala que Ángeles enviaría por WhastApp las tareas que escribe en cuadernos, porque no cuenta con una computadora.

Del mismo modo de que no podría tomar las clases virtuales mediante videollamadas, debido a que la familia carece de dinero para contratar internet.

No obstante, Andrea explicó que, recientemente, un maestro de la primaria le pidió cumplir con las videollamadas, pues ya forman parte de un plan de evaluación para que la pequeña mantenga sus calificaciones de 10.

La familia, formada por cuatro integrantes, vive en un remolque de feria en un camellón en Ecatepec. Debido a la pandemia de Covid-19, la instalación de ferias fue restringida.

Después de batallar para conseguir empleo, Andrea labora en una tienda donde elaboran totopos, mientras que su esposo Jonathan realiza trabajos de albañilería.

La familia debe elegir si el dinero que ganan lo invierten en comida o destinan 200 pesos para comprar saldo para celular.

Esa cantidad apenas les rinde para media hora de internet.

“No tenemos ahorita con qué comprar, de la ropa que nos regalan. A mi hijo le pongo hasta ropa de niña porque no tiene ropa, zapatos no tiene”, dijo Andrea.

En abril de 2020, REFORMA dio a conocer el caso de Ángeles. Desde entonces, vecinos de Coyoacán han seguido apoyando económicamente a la familia de Ángeles.

Entre agosto y septiembre del año pasado, el entonces Secretario de Educación del Estado de México, Alejandro Fernández, acudió al remolque donde viven.

Ahí, les prometió a la familia que les entregaría una laptop y una beca para Ángeles, pero esos apoyos nunca los recibieron.

“(El secretario) Alejandro Fernández, él había prometido la beca de mi hija y nunca llegó.

“Yo seguí con ellos insistiendo, les seguí marcando y, al final de cuentas, me dijeron: ‘sabe qué, señora, no se le va a dar la beca a su hija, ¿por qué?, porque ya pasó la temporada'”, lamentó Andrea.

El Gobierno del Edomex aclaró que no se puede obligar a los alumnos a tomar clases por videollamadas.

Comentó que no tiene programas de entrega de computadoras, pero explicó a la familia que si la menor mantiene un promedio de excelencia, podría gestionarse una beca.

FUENTE: REFORMA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *