fbpx
Close

12 de febrero de 2021

Marcela Saeb Lima señalada por el subsecretario de salud, le responde a Hugo López-Gatell

Exijo que cuando se refiera a mí no sea misógino y lo haga con respeto. Y sin mentir.

(Ayer, atendiendo a una invitación de los editores de SDP Noticias, el doctor Xavier Tello y la doctora Marcela Saeb Lima redactaron juntos un artículo sobre lo dicho por el doctor Hugo López-Gatell —y otros funcionarios del sector salud— en la Academia Nacional de Medicina de México. Hoy el subsecretario calumnió a la doctora Saeb Lima, en público, algo  que fue una respuesta agresiva a temas que ella puso sobre la mesa para debatirlos en forma racional. Aquí la especialista en dermatopatología contesta.)

Soy Marcela Saeb Lima, dermatóloga y dermatopatóloga, y solicito respetuosa pero enérgicamente al doctor Hugo López-Gatell:

1.-

Que entienda que se debe dialogar con argumentos y datos, con hechos y sensatez científica, buscando no descalificar personas o gremios. Él debe recordar que esa es la mística del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, donde el doctor López-Gatell se formó como internista y donde yo he pasado 19 años de mi vida en la asistencia, docencia e investigación.

2.-

Que cuando se refiera a mí no sea misógino y lo haga con respeto. Sí, con el mismo respeto con el que me dirigí a él. Esta no es una exigencia menor a alguien que, como el doctor López-Gatell, se ha caracterizado desde el inicio de la pandemia por ser ofensivo al responder a reporteras y legisladoras que lo cuestionan.

3.-

Que si va a intentar refutar mis argumentos o resolver mis dudas, aunque le cueste más trabajo, diga mi nombre: Marcela Saeb Lima, profesional de la medicina con una subespecialidad en Harvard —dato que se menciona aquí no para presumir, sino para empatar el marcador con un epidemiólogo que tanto ha lucrado políticamente con sus estudios en la Universidad Johns Hopkins; no es el único educado en lo mejor de la ciencia médica.

4.-

Que en público deje de suponer, deducir, inducir o recurrir a cualquier método que le ha llevado a serios errores, tal como lo ha hecho en su conferencia de prensa del jueves 11 de febrero: según él, estuve presente en la reunión que sostuvo con la Academia Nacional de Medicina de México nada más para suplicar inmunizarme, sin ser solidaria con 120 millones de mexicanos y mexicanas —¡de ese tamaño la falacia del subsecretario!—, es decir, sin yo pretender respetar el plan de vacunación establecido por el sector salud. Inaceptable y vulgar de su parte que dijera: “la doctora vino por su vacuna”.  Como si yo fuera una niña que asistí a la reunión buscando una paleta de dulce.

5.-

Que pregunte por mí en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, donde colaboro en el área de anatomía patológica al lado de los mejores especialistas en la materia de nuestro país.

6.-

Que cuando López-Gatell pregunte y le digan en Nutrición que ya me vacuné junto con buena parte del resto del personal, reconsidere sus deducciones y las haga públicas. Un hombre honorable lo haría sin vacilar y hasta se disculparía. ¿Lo hará el epidemiólogo principal del gobierno federal?

7.-

Que antes de que afirme, basado en lo anterior, que soy un ejemplo de que el plan de vacunación funciona, entienda que recibí la primera dosis y que ya pasaron los tiempos de la segunda inyección; en tal situación están no pocos profesionales del mejor hospital del sector salud mexicano, Nutrición, al que soy devota y al que me me he entregado durante tanto tiempo por vocación de servicio.

8.-

Que también tendrá que disculparse con todo un gremio fundamental en la medicina, el de la dermatología, porque aunque minimice a sus integrantes tenemos mucha relación con casos de covid, por ser manifestación inicial, manifestación concomitante e inclusive manifestación a largo plazo. Y lo sé porque llevo un protocolo de investigación en el propio Instituto de Nutrición relacionado con los patrones histopatológicos de la enfermedad, acumulando más de 40 casos en los que se ha identificado la presencia del virus.

9.-

Que no convencen sus datos de que ya se vacunó el personal médico y de enfermería del Centro Médico ABC que atiende pacientes covid. Con la pena —diría su jefe—, yo tengo otros datos: 370 vacunas en una primera etapa y aproximadamente 50 en una segunda. Se entregó una lista para la segunda ronda de alrededor de 300 personas y se otorgaron solo 50. ¿Eso es suficiente para el más importante hospital privado de México? La información la he confirmado con decenas de médicos, médicas, enfermeros y enfermeras con quienes dialogo a diario porque doy consulta en ese hospital.

10.-

Que si se compromete a ser respetuoso con un gremio y con una mujer profesional de la medicina, yo, Marcela Saeb Lima, estoy dispuesta a debatir con el doctor López-Gatell, pero en circunstancia equitativa y sin que eche por delante su poder burocrático. ¿Se atreve?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *