fbpx
Close

27 de enero de 2021

Empresas fantasmas y 72 millones para rehabilitar el estadio Beto Ávila en plena crisis de Covid-19

Boca del Río, Ver. En pleno pico de la segunda ola de contagios del coronavirus en el estado de Veracruz, el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez dio prioridad a la rehabilitación del estadio de béisbol “Beto Ávila”, de la ciudad de Boca del Río, para permitir que una franquicia privada juegue ahí como parte de la expansión de la Liga Mexicana.

En total, la administración estatal paga un total de 71 millones 244 mil pesos que fueron otorgados a dos empresas constructoras de Xalapa bajo una licitación estatal a través de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP).

Los trabajos debieron iniciar el 24 de diciembre del 2020 y tienen que terminar en tres meses, de manera exacta, el 23 de marzo, según reza parte del contrato dado a conocer a través de una solicitud de transparencia realizada por este reportero.

Las ganadoras de la licitación son Grupaem México JF SA de CV, cuyo domicilio fiscal lo tiene en una casa particular de la ciudad de Xalapa y que es señalada como fantasma en diversas publicaciones realizadas el año pasado en la capital.

La segunda compañía beneficiada es Constructora y Edificadora Mavirros SA de CV, cuya dirección aparece en el Padrón de Proveedores de la Secretaría de Finanzas en una vivienda de la localidad de Emiliano Zapata.

Sin embargo, en publicaciones recientes en Google aparecen con otro domicilio diferente en Torre Hakin en Xalapa.

Aunque el gobernador defiende el proyecto como un proyecto que beneficiará a la juventud en el estado, la realidad es que el beneficiado directo es el empresario Bernardo Pasquel, dueño de la franquicia.

Él fue quien presentó la novena en una conferencia de prensa junto al presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador. El joven es sobrino de Jorge Pasquel Casanueva, que en los veinte a quien le atribuyen la integración racial del béisbol en México.

Los trabajos van a marchas forzadas, pese a que alrededor del parque de pelota hay otras necesidades que eran prioritarias como el Centro de Atención a enfermos con Covid-19, que está apenas a una cuadra del estadio.

Ahí, es en realidad el Centro de Raqueta usado en los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014, y que fue habilitado para recibir pacientes de coronavirus no graves para evitar el colapso de camas en los hospitales de la región.

El lugar luce deteriorado ya, resguardado con policías del IPAX, y no se diga de lo que en su momento fueron las villas olímpicas de Leyes de Reforma que servían para dar hospedaje a deportistas amateurs y que ahora están al punto del colapso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *